FISIOTERAPIA ESPECIALIZADA
PARA TU BIENESTAR
Masaje en Clínica Lenira

Clínica Lenira Santolaya

 
 

Nuestras noticias y novedades

 
 

Tendinitis y Tendinosis

El tendón es la estructura fibrosa que une el músculo al hueso, permitiendo la movilidad articular. Tendinitis se llama a la lesión del tendón, y se caracteriza por la inflamación, irritación e hinchazón del mismo. Tendinosis se llama a la degeneración del tendón.

Cuando el tendón se inflama, aparece una tendinitis. Si ésta permanece en el tiempo se convierte en tendinosis, apareciendo roturas fibrilares del tendón, seguidas de una formación desordenada y anárquica de fibras, dando lugar a tendones más frágiles y débiles que pueden terminar en roturas tendinosas.

Los tendones que sufren este tipo de afectación con mayor frecuencia son: los del codo (epicondilítis y/o epitrocleítis), del talón (tendinitis aquílea), de la rodilla (tendinitis de la pata de ganso y/o rotuliano), del hombro (tendinitis del supraespinoso y/o del manguito rotador) y de la muñeca (tendinitis De Quervain).

La tendinitis una vez detectada debe tratarse lo antes posible, para prevenir una tendinosis, ya que son lesiones más recidivas y latosas.

Para prevenir la tendinitis en general se debe:

  • Evitar movimientos repetitivos de una articulación.
  • Disminuir la sobrecarga muscular de la zona.
  • Mantener los músculos fuertes y flexibles.
  • Calentar la musculatura antes de realizar algún deporte de impacto.
  • Respetar los tiempos de descanso y reposo.

Para una prevención más específica, pondremos especial atención: 

  • Los hombros: evitar realizar actividades que requieran mantener los brazos por encima de la cabeza por largos periodos.
  • Los codos: no agarrar con fuerza herramientas y/o lápices y evitar movimientos repetitivos de las manos y dedos.
  • Las muñecas: evitar repetir los mismos movimientos de las manos durante largos periodos y realizar descansos frecuentes. No usar sólo la muñeca o mano para realizarlos, sino usar la fuerza del antebrazo o brazo.
  • Las rodillas: no permanecer largos periodos sentados ni arrodillados. Fortalecer la musculatura de los cuádriceps.
  • Los pies y tobillos: usar calzado cómodo y usar plantillas adecuadas si fuesen necesario.

Existen diversos factores causantes de la tendinitis: 

  • Lesión sobrevenida por la práctica deportiva.
  • Movimientos repetitivos.
  • Sobrecarga o distensión muscular.
  • Mantener una posición incorrecta o anómala de una articulación.
  • Compresión del tendón.
  • Enfermedades: diabetes, artritis reumatoide, gota, psoriasis...
  • La edad, por la pérdida de elasticidad.

Los síntomas de la tendinitis y/o tendinosis son:

  • Dolor e inflamación en el tendón, sobre todo cerca de la inserción del hueso.
  • Dolor que empeora al realizar determinados movimientos o esfuerzos.
  • Dolor por las noches y rigidez por las mañanas.
  • Disminución del rango de movilidad.
  • Sensibilidad y enrojecimiento en la zona.
  • Disminución de fuerza muscular.

El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor, reducir la inflamación y recuperar la capacidad funcional de la zona.

El tratamiento médico consiste en la combinación del uso de antiinflamatorios no esteroideos y de férulas ortopédicas, para ayudar en el descanso de la zona. También es frecuente el uso de infiltraciones en el tendón.

Desde el puto de vista fisioterapéutico, se utilizan diferentes técnicas: aplicación de frío o  calor, ultrasonido, electroterapia, técnica de cyriax, masaje y estiramientos musculares, y ejercicios de reeducación postural.

Normalmente los síntomas mejoran con el tratamiento y el reposo. Si la lesión fue causada por una sobrecarga, se deben cambiar los hábitos de trabajo para evitar que reaparezca.

 

 

 

 

 

 
 
 

Láser Vaginal

Es una técnica innovadora en el tratamiento físico y local del suelo pélvico. Los ginecólogos la están empezando a utilizar para prevenir y tratar la atrofia vaginal y sus consecuencias. Es una técnica ambulatoria, sin cirugía, indolora y mínimamente invasiva; y permite estimular la producción de colágeno en la zona vaginal, ayuda a tensar y tonificar los músculos, mejora la hidratación de las paredes vaginales y alivia los síntomas de la atrofia vaginal.

La atrofia se caracteriza por una disminución del espesor de la mucosa genital. Y es el resultado del déficit de producción de estrógenos en la menopausia o tras un tratamiento prolongado como la quimioterapia, terapia de radiación o terapia hormonal.

Algunos de los síntomas de la atrofia vaginal son:

  • Incontienencia urinaria leve de esfuerzo (IUE).
  • Disminución del moco y lubrificación vaginal.
  • Prurito o picor por escasa lubrificación.
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales).

El láser intravaginal provoca un estímulo térmico en la mucosa de las paredes de la vagina, generando en ellas unas microlesiones imperceptibles y, facilitando:

  • La neocolagénesis (proliferación de colágeno y tejido conjuntivo en el epitelio).
  • La reorganización de los componentes de la mucosa.
  • La neovascularización capilar.

De esta forma conseguimos una mucosa más espesa y más tónica y menos laxa. Todo ello permite una mejora lubrificación e hidratación de la misma, restableciendo el pH vaginal. El láser solo actúa en las capas superficiales de la piel, evitando dañar los tejidos circundantes. Con la primera sesión se inicia la regeneración que dura varias semanas, aunque la estimulación es inmediata y se perciben las mejoras desde el primer momento.

El tratamiento dura aproximadamente unos 20 minutos en los cuales se aplican, de forma consecutiva, pulsos con el haz del láser. El tratamiento puede producir una ligera sensación de calor durante su aplicación. Es conveniente ralizar 3 sesiones sucesivas con un intervalo entre 4 a 6 semanas, y posteriormente una de recordatorio anual. Después de la aplicación se puede hacer vida normal aunque, en las primeras 48 horas, se recomienda no mantener relaciones sexuales con penetración vaginal, ni realizar ejercicio físico muy intenso en el mismo día de la sesión.

El tratamiento está indicado en las mujeres que estén en la menopausia, mujeres que hayan pasado por un tratamiento oncológico o en el postparto. Quedan excluidas pacientes que presenten una infección vaginal aguda no tratada, o que padezcan un prolapso urogenital del grado II o III.

Se trata de una técnica muy segura aunque, como en toda actuación médica, existen posibles riesgos como: alergia a alguno de los productos empleados, lesiones térmicas secuandarias al uso por parte de la paciente de la medicación fotosensible, e infecciones vaginales secundarias a la manipulación vaginal.

 

 

Desde ésta clínica estamos colaborando con el ginecólogo Dr. Esteban Campeny , en la aplicación de ésta técnica.

 

 
 
 

Pilates

El método Pilates fue creado por el alemán Joseph Hubertus Pilates (1880-1967), muy enfermizo durante su infancia: sufría de asma, raquitismo... Esto le motivó a desarrollar una disciplina de acondicionamiento físico y mental, combinando elementos de yoga, fisioculturismo, artes marciales, del comportamiento de los animales, conocimientos del ejercicio físico y anatomía. Creó así un método de ejercicio físico para el cuerpo y la mente, con movimientos suaves y constantes. A éste método le dio el nombre de contrología. Actualmente se le conoce como método Pilates.

En 1926 abrió su primer estudio, junto con su esposa, en Nueva York. Al principio fue muy demandado por el mundo de la danza y deportistas de élite y, poco a poco, se ha ido extendiendo entre la población general; esto se debe a que es una disciplina que permite ponerse en forma, rehabilitar lesiones y entrenar a fondo de modo suave y completo.

Los beneficios de Pilates son varios:

  • Trabaja la armonía de cuerpo y mente.
  • Consigue un equilibrio muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados.
  • Aumenta el control, la fuerza y la flexibilidad.
  • Mejora la coordinación y equilibrio del cuerpo.
  • Ayuda a tomar conciencia de nuestro propio cuerpo.
  • Favorece la corrección postural.
  • Controla la asimetría muscular y articular.
  • Mejora el rendimiento deportivo.
  • Alivia dolor y fatiga.

Los principios fundamentales del método Pilates son:

  • Centralización: todo el trabajo empieza a partir del centro, core, y continúa hacia el resto del cuerpo. Este centro se sitúa entre la base de las costillas y la parte inferior de la pelvis; es como una faja que envuelve el centro de gravedad del cuerpo.
  • Concentración: la mente guía al cuerpo en Pilates; por lo que se necesita una absoluta concentración para sacar mayor beneficio de los ejercicios. Para ello, es necesario tener conciencia de todas las partes de nuestro cuerpo, y así poder realizar ejercicios precisos y perfectos.
  • Control: al realizar ejercicios desde el centro, y con absoluta concentración, conseguimos el control necesario para evitar que los malos hábitos o la gravedad nos lleven a patrones de movimientos erróneos. Para realizar los ejercicios necesitamos control del cuerpo en movimiento, de la mente sobre el cuerpo y del patrón de respiración.
  • Precisión: prima la calidad frente a la cantidad. Es mejor realizar menos repeticiones de los ejercicios, y hacerlos de forma controlada y precisa, que realizar muchas repeticiones y perder la concentración y control de los mismos.
  • Respiración: saber "respirar", para Joseph, es fundamental, ya que nos ayuda a oxigenar el cuerpo. La respiración en Pilates esta preestablecida en cada ejercicio, para facilitar la ejecución del mismo. La respiración puede organizarse generalmente en dos o cuatro tiempos, dependiendo del nivel de la persona que lo practica. Una correcta respiración nos aportará resistencia.
  • Fluidez: se entiende como ritmo; necesario durante cada ejercicio y en las transiciones entre ejercicio y ejercicio. No debe ser excesivamente rápido, pues perderíamos el control, ni demasiado lento ya que aumentaríamos el riesgo de provocar lesiones.

Conceptos básicos a la hora de realizar los ejericios de Pilates:

  • Activar el centro o core. Para ello se activa el músculo transverso profundo y el suelo pélvico, cerrando los esfínteres y llevándolos junto al ombligo hacia arriba y hacia dentro; y así lograr alargar la zona lumbar, tener una correcta poscición de la pelvis y una buena estabilización.
  • Llevar el mentón hacia el pecho, sin forzar la flexión cervical, siempre que se realicen ejercicios en los que se eleve la cabeza, para evitar tensiones cervicales.
  • Mantener la autoelongación o autocrecimiento constante en todos los ejercicios, para trabajar la musculatura postural y mejorar ésta.
  • Articular vertebra a vertebra, de forma suave y gradual. Conseguimos así, más movilidad en todas las vértebras, fortalecemos la espalda y evitamos lesiones.

Existen dos tipos de Pilates fundamentales:

  • Pilates suelo o en conchoneta (MAT): los ejercicios se realizan sobre una colchoneta. Este tipo de Pilates permite el uso de algunos materiales para hacer las sesiones más variadas, divertidas e intensas (pelota de bobath, balones, aro, bandas elásticas, foam roller...). Estos materiales se van agregando a medida que los alumnos avanzan adquiriendo más nivel en la práctica del Pilates.
  • Pilates con máquinas: se ejecutan los ejercicios sobre diferentes maquinas (Reformer, Cadillac, barriles de Pilates...) Para poder realizarlos se necesita una buena condición física, ya que requieren fuerza, flexibilidad y equilibrio.

El método Pilates está muy recomendado para mantener una buena forma física, como también, para tratar algunas patologías. Su ejecución debe ser de forma progresiva, cuidando siempre una correcta postura y trabajando desde el centro.

 

 

 
 
 

Incontinencia Urinaria

La pérdida involuntaria de orina es un problema frecuente que puede afectar la vida social del paciente en su día a día, disminuyendo su calidad de vida.

Los escapes suelen producirse al toser, estornudar, reír, realizar algún esfuerzo, o al sentir repentinamente necesidad de orinar sin conseguir llegar al baño a tiempo. Estos escapes pueden ser desde gotas hasta chorro, dependiendo del grado de gravedad.

Ocurre con más frecuencia a medida que se envejece, y es más común en mujeres. También se da casos en niños (enuresis).

La incontinencia urinaria no es un enefermedad, es un síntoma. Se produce cuando la presión dentro de la vejiga es superior a la presión de la uretra; y suele ocurrir por una hiperactividad del músculo detrusor. Éste, a su vez, puede verse afectado por: 

  • Disfunciones del esfínter interno.
  • Debilidad del esfínter externo y de los músculos del suelo pélvico.
  • Alteraciones de las vísceras de la esfera uro-ginecológica, como: agrandamiento o cáncer de próstata, hiterectomía (extracción del útero)...
  • Problemas u obstrucción en el aparato urinario.
  • Problemas neurológicos o cerebrales.

Los factores que aumentan el riesgo de padecer incontinencia urinaria son: 

  • El sobrepeso, aumenta la presión sobre la vejiga y por tanto sobre el periné.
  • Fumar.
  • Enfermedades neurológicas.
  • La edad: a medida que se envejece los músculos de la vejiga y uretra se debilitan.
  • Sufrir de estreñimiento.
  • Aguantarse las ganas de orinar.
  • El sexo del paciente:
    • Las mujeres tienen más probabilidades por su anatomía, además de los cambios que sufren por embarazo, parto y menopausia.
    • Los hombres, suelen verse afectados por los problemas de próstata.

Existen 4 tipos de incontinencia urinaria:

  • IUE, incontinencia urinaria de esfuerzo: la pérdida de orina se produce al realizar cualquier movimiento (coger un peso, agacharse, estornudar...). Esta incontinencia no está asociada a la necesidad de orinar.
  • IUU, incontinencia urinaria de urgencia: la pérdida de orina se produce antes de llegar al baño. Se siente la necesidad pero no se consigue llegar.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento: la pérdida se produce porque la vejiga se encuentra distendida y no consigue vaciarse.
  • Incontinencia urinaria mixta: cuando presenta más de un tipo de incontinencia urinaria.

La incontinencia urinaria no siempre se puede prevenir, pero algunos de estos consejos pueden ayudar a disminuir el riesgo de padecerla o retrasarla: 

  • Mantener un peso saludable, siguiendo una dieta mediterránea.
  • Evitar el consumo de comida picante, cafeína, alcohol, bebidas carbonatadas y alimentos ácidos, que irritan la vejiga.
  • Aumentar la ingesta de fibra para evitar el estreñimiento.
  • No ingerir bebidas antes de realizar ejericios físico.
  • Reducir el consumo de productos diuréticos.
  • No fumar.
  • Fortalecer la musculatura del suelo pélvico (ejericios de Kegel).
  • No empujar al orinar y mantener una correcta higiene postural a la hora de hacerlo.

La incontinencia urinaria la debe diagnosticar un especialista realizando una exploración física completa del suelo pélvico, estudios analíticos y urodinámicos. Una vez establecido el diagnóstico correcto él considerará si fuese necesario seguir un tratamiento farmacológico, rehabilitación del suelo pélvico, o si fuese el caso cirugía.

En el caso de cirugía, ésta consiste en colocar una malla o cinta que sujeta la uretra y la vejiga como si fuera una hamaca para evitar que desciendan.

En la mayoría de los casos (no graves) el fortalecer el suelo pélvico y rehabilitarlo mejora la incontinencia urinaria, para ello:

  • Se entrena el vaciamiento de la vejiga.
  • Se realiza estimulación eléctrica intravaginal, para contraer el suelo pélvico y del tibial posterior, para estimular el nervio pudendo.
  • Se trabaja con ejercicios y posturas hipopresivas para mejorar la gestión de presiones abdominales.
  • Se enseña una correcta higiene postural a la hora de ir al baño.

 

 

*En próximas entradas ampliaré los diferentes tipos de Incontinencia Urinaria de forma más extensa.

 

 
 
 

Fascitis Plantar

La fascia plantar es un tejido grueso, fibroso y elástico que va desde el calcáneo hasta los dedos del pie (metatarsianos). La fascia plantar tiene una función muy importante al caminar: es la responsable de mantener el arco plantar, absorber la energía de la pisada contra el suelo y proteger los metatarsianos evitando una flexión excesiva de los dedos.

Cuando este tejido se inflama y/o se acorta se denomina fascitis plantar. Esta inflamación ocurre cuando la fascia se estira o sobrecarga demasiado, dificultando el hecho de caminar. Su síntoma principal es el dolor agudo, que se localiza principalmente cerca de donde se une la fascia al calcáneo, aunque a veces, puede empezar en la parte interna del tobillo.

En fases agudas, el dolor es más intenso por las mañanas, en los primeros pasos recién levantado de la cama (ya que por la noche, mientras dormimos, esta fascia se contrae y se acorta). También se da después de estar largos periodos en pie o sentado, y tras realizar alguna actividad física. La sensación es tipo quemazón y punzadas, que va remitiendo a medida que el tejido se calienta. Podemos observar, también, un enrojecimiento y rigidez en el arco plantar.

En fases posteriores el dolor aumenta en intensidad y tarda más en remitir, dificultando el hecho de subir escaleras.

Ante una lesión de este tipo, lo más importante es diagnosticarla cuanto antes y empezar a tratarla, ya que, a medida que vaya pasando el tiempo, se agudizará cada vez más, hasta limitar el caminar. Se debe realizar un diagnóstico diferencial para poder eliminar otras patologías con síntomas similares, como: espolones calcáneos, bursitis calcáneas, fracturas, atrapamiento de algún nervio, artritis o gota.

La fascitis plantar es la lesión más común entre deportistas (corredores de fondo, jugadores de baloncesto, futbol...) por el exceso de saltos y largas carreras (sobre superficies duras y uniformes) de forma repetitiva. En estos casos los síntomas disminuyen unos minutos después de empezar el entrenamiento; pero a medida que la lesión progrese y no se trate, cada vez resultará más difícil empezar a entrenar, ya que el dolor se prolongará durante más tiempo.

Las causas que pueden provocar la aparición de una fascitis plantar son varias:

  • Sobrecarga de actividad física o deporte (realizada en superficies duras).
  • Retracción del tendón de Aquiles (por ejemplo por uso excesivo de tacones).
  • Pie cavo o valgo (por disminución del apoyo plantar) y pie plano (por un apoyo incorrecto). 
  • Forma de pisada incorrecta.
  • Calzado inadecuado y con mala sujeción.
  • Enfermedades concomitantes (artritis, diabetes, gota...).
  • Sobrepeso.

En el tratamiento de una fascitis plantar cabe destacar:

  • Visita al podólogo: él deberá realizar un estudio biomecánico de la pisada, para poder colocarle una plantilla personalizada, y ayudar a reducir la tensión en la fascia, amortiguando los impactos de la pisda.
  • Visita al médico: aconsejará la toma de medicación antiinflamatoria si lo considera necesario.
  • Acudir al fisioterapeuta para que ayude a relajar y estirar la fascia plantar y la musculatura posterior de la pantorrilla, además de desinflamar la zona. El fisioterapeuta será quien indique algunos autocuidados para evitar que la fascitis plantar vaya a más.
  • Poner atención, también, en el calzado que se utiliza a diario y el específico para la actividad física; debe ser adecuado para no forzar la pisada ni realizarla de forma incorrecta.
  • A veces, si se está en una fase avanzada, es necesario el uso de una férula para dormir, para evitar que se acorte la fascia durante la noche.
  • Solo en los casos graves y crónicos se indica la cirugía de la fascia plantar.
  • Realizar reposo en casos de deportistas e ir introduciendo la actividad física progresivamente.

El tratamiento puede durar desde varios meses hasta 2 años antes de que los síntomas mejoren. La mayoría de los pacientes se sienten más aliviados en 6 a 18 meses.

Algunos consejos de autocuidado para un paciente que sufre fascitis plantar son:

  • Masajear la planta del pie con algún gel o crema antiinflamatoria.
  • Estirar y masajear la planta del pie con una botella de agua congelada, haciéndola rodar contra el suelo.
  • Rodar una pelota de tenis con la planta del pie, para masajear la zona afectada.
  • Colocar frío en la zona inflamada.
  • Realizar estiramientos de la musculatura posterior de la pierna (gemelos y sóleo).

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.